Enseñar lenguaje para aprender a comunicar(se). Vol. II

  • Colección: Redes
  • N Páginas: 216
  • Presentación: Rústica
  • Edición: 1
  • Año: 2014

DESCRIPCIÓN DEL LIBRO:  La educación lingüística debe orientarse a favorecer al aprendizaje de las habilidades expresivas y compresivas que hacen posible el intercambio comunicativo entre las personas. Casi nadie niega ya algo tan obvio y de ahí el acuerdo que existe entre enseñantes, lingüísticas y pedagogos sobre los objetivos comunicativos de la enseñanza de la lengua en la educación primaria y en la educación secundaria. De igual manera, existe un cierto acuerdo entre quienes enseñan literatura sobre cuales deben ser los objetivos de la educación literaria en las aulas de la enseñanza obligatoria: la adquisición de hábitos de lectura y capacidades de análisis de textos, el desarrollo de la competencia lectora, el conocimiento de las obras y autores más significativos de la historia de la literatura e incluso el estímulo de la escritura de intención literaria. Sin embargo, cuando se habla o escribe sobre cómo enseñar literatura en el contexto de una enseñanza obligatoria y sobre como acercar a los adolescentes y a los jóvenes a la lectura y ala disfrute de los textos literarios, ese acuerdo desaparece y en su lugar aparecen todo tipo de opiniones divergentes y una diversidad casi infinita de formas de entender (y de hacer) la educación literaria. Cualquiera que haya enseñado literatura en la enseñanza secundaria es consciente de cómo el profesorado conviven diferentes maneras de entender la educación literaria que se traduce en maneras distintas de seleccionar contenidos y los textos literarios, en maneras diversas de organizar las actividades y, sobre todo, en el uso de métodos pedagógicos que en ocasiones parecen como excluyentes.




Artículos relacionados